“Comunidades Cuidadoras como herramientas para una vida libre de violencia de género”

Consultoría para la elaboración de diagnósticos, diseño del modelo de comunidades cuidadoras y programa de capacitación: Montevideo, Río de Janeiro, Bogotá

En el marco de este proyecto se realizó  el ciclo de capacitación y sensibilización comunitaria, con perspectiva de derechos, interseccional, sistémica y de violencia basada en género, con la participación de 30 organizaciones diversas de la localidad De Bosa en el Distrito Capital. 

Entre los meses de enero y mayo se realizaron las 9 sesiones de capacitación  el cual  tuvo como objetivoformar capacidades en los actores sociales e institucionales de la localidad, para la construcción de la red como forma de organización de la comunidad cuidadora para la prevención de las violencias basadas en género en la Localidad de Bosa.  Los temas abordados fueron: 

Socialización del diagnóstico sobre violencias basadas en género en la Localidad de Bosa
Jornada Académica internacional. Una mirada regional para una vida libre de violencia basada en género
Validación del Modelo comunidades cuidadoras para la Localidad de Bosa 
Marco normativo y conceptual en materia de violencias contra las mujeres, conceptos básicos, instrumentos internacionales y nacionales 
Detección de daños y afectaciones por violencias en la vida de las mujeres
 Una comunidad cuidadora en la prevención
La incidencia como ejercicio ciudadano y político para garantizar una vida libre de violencias. 
Comunidades cuidadoras: Roles
La red: su estructura interna 

Este escenario de formación ha permitido: 

  • La interacción entre organizaciones sociales, no necesaria y específicamente vinculados a la lucha por los derechos de las mujeres, pero si preocupados e interesados en trabajar por el bienestar y seguridad de todas las personas que habitan el territorio. 
  • La puesta en común de intereses sobre la preservación de la vida y la seguridad de la comunidad y sobre la garantía de derechos sociales, económicos y políticos de las y los habitantes del territorio. 
  • La visibilización de múltiples acciones de cuidado realizadas por los diversos actores sociales, en una perspectiva social, cultura, política, ambiental  y económica.
  • Frente al diagnóstico de violencias de la localidad, y particularmente de violencias de género y contra las mujeres, comprometerse en la construcción de  una comunidad cuidadora que conciben como “una colectividad integrada por actores sociales e institucionales que suman esfuerzos para conservar la integridad física, emocional, espiritual, de las y los habitantes en el territorio. Sus acciones están dirigidas a preservar, vigilar, proteger y conservar condiciones de vida digna individual y colectiva en defensa y promoción de los derechos humanos y de los derechos sociales, económicos, culturales y ambientales” y el cuidado como la  “atención que preserva, protege y promueve el bienestar de todas y todas en el territorio”.
  • Identificar posibles acciones que articuladas en red, como espacio de participación y acción coordinado, pueden movilizar a la población de la localidad hacia el propósito de la comunidad cuidadora frente a violencias de género y contra la mujer.

RELACIONADOS